¿SER BILINGÜE O NO SER BILINGÜE : La enseñanza bilingüe en la República de Trinidad y Tobago

        En Trinidad y Tobago, la enseñanza simultánea del español e inglés se ha hecho muy popular en los últimos años. Debido a la globalización, es significativo que los estudiantes trinitenses sean preparados para competir con otros a nivel mundial. La intensidad de los movimientos migratorios y el alcance de los medios de comunicación hacen cada vez más fácil el contacto con otras lenguas y culturas (Teresa Fernández Ulloa 2005, pág. 1). Desde hace muchos años, las escuelas privadas han introducido la enseñanza bilingüe. Marta Evelia Aparicio García confirma que: “El bilingüismo es la situación en la que una persona habla de forma más o menos equilibrada dos lenguas” (2009, pág. 2). El gobierno de Trinidad y Tobago quiere que estas medidas sean implementadas en las escuelas públicas, a los niveles preescolar y de primario.

      Jaquin Arnau afirma que es cierto que los programas bilingües son cada vez más frecuentes, pero todavía son una excepción al sistema educativo más general, que es unilingüe (1981, pág. 159). Aunque Trinidad y Tobago es uno de los países más avanzados del Caribe, los esfuerzos hacia la educación bilingüe no han recibido la atención suficiente. Esto conlleva oportunidades, no solamente para los estudiantes sino también para el desarrollo económico y social del país. Sin embargo, esta iniciativa deja mucho que desear, porque hay una gran variedad de factores que tienen que ser analizados antes de su implementación completa en el sistema educativo.

       Aunque la educación bilingüe es una iniciativa nueva en Trinidad y Tobago, se ha adoptado por los países desarrollados y en vía de desarrollado a lo largo de los años. Arnau destaca que Luxemburgo es un país donde todo el sistema educacional, incluida la Universidad, es bilingüe (1981, pág. 159). La enseñanza inicial es en alemán, y los estudiantes aprenden en francés hasta el segundo año. Los contenidos impartidos en la enseñanza secundaria se alternan en francés y alemán (Arnau 1981). Existe un caso semejante en Noruega, donde la enseñanza primaria y secundaria son dadas en danés y noruego.  De igual forma, en España, la educación bilingüe desempeña un papel crítico en el sistema educacional. El bilingüismo en las instituciones educativas forma parte de la Constitución Española desde el año 1978, que instaura la cooficialidad con el castellano de las otras lenguas que incluyen, catalán, euskera y gallego en sus respectivos territorios (Arnau 1981). Además, hay una política de educación bilingüe en ciertos países de Asia y África.  Arnau afirma que: “… es un resultado de la época colonial en que el idioma de la metrópoli fue introduciéndose poco a poco como lengua de clases cultas y de la tecnología” (1981, pág. 161). A diferencia de Trinidad y Tobago, las políticas lingüísticas de los países mencionados, en cuanto al bilingüismo en la escolaridad, son bien desarrolladas y constituyen la base del sistema de educación.

     Inicialmente, se tiene que mencionar las ventajas de estudiar el español como una segunda lengua en un centro educativo oficial. Los niños bilingües desarrollan la capacidad de comprender conceptos matemáticos y resolver problemas de palabras con mayor facilidad. Hay otros beneficios cognitivos que constituyen el desarrollo de habilidades de pensamiento. Además, los niños bilingües pueden utilizar la lógica, recordar, enfocarse y tomar decisiones. Ellen Bialistok agrega que los niños bilingües tienen la habilidad de resolver conflictos en una manera más eficaz que los niños monolingües (2003).

      El bilingüismo no solo le permite al niño aprender otro idioma, sino que también le ayuda en otros aspectos de su vida personal y académica. Después de realizar una serie de pruebas cognitivas en niños chicanos, Kessler y Quinn llegaron a la conclusión de que los niños bilingües poseen más habilidades cognitivas que los monolingües (Eugene García, 1946). A nivel escolar, Arnau subraya que algunos programas bilingües pueden desarrollar ciertas capacidades cognitivas, incluso empezando la escolaridad con una lengua que no es la suya (1978). Implementada en una manera equilibrada, la enseñanza bilingüe es una idea factible, y será un gran beneficio para el futuro de los estudiantes de Trinidad y Tobago.

       Así, el aprendizaje bilingüe tiene un doble papel. Hay muchos profesionales lingüistas que advierten que empezar con la enseñanza bilingüe a una temprana edad puede tener un impacto perjudicial en el desarrollo del niño. No es extraño ver que un niño que asista a una institución bilingüe no hable o escriba tan pronto como un niño que asiste a una escuela donde aprende una sola lengua. Marta Evelia Aparicio García confirma que: “Las estadísticas dicen que los niños bilingües comienzan a hablar más tarde que los monolingües” (2009, pág. 3). Esto puede ser un motivo de preocupación entre los profesores y los padres, porque el niño bilingüe no ha comenzado a hablar a la edad promedia.

       Por añadidura, es posible que el niño pueda tener más éxito en la lengua extranjera que la lengua materna. A veces, el niño fracasa en las dos lenguas. Por lo tanto, el estudiante no poseerá una competencia en ninguna de ellas. Se piensa también que el bilingüismo provoca el desajuste lingüístico o el hándicap en el lenguaje (Cummings, 1979). Si una lengua es más destacada que otra, y no hay equilibro con respecto al aprovechamiento de las dos lenguas, al final, es el niño que carga con las consecuencias.  Ellen Bialistok nota que a los bilingües les falta el acceso léxico, que se atribuye al hecho de que los bilingües utilizan sus dos lenguas en un sistema interdependiente (2003, pág. 4) . También confirma que los niños bilingües poseen un vocabulario más pequeño que los monolingües porque hablan en cada lengua con menos frecuencia.  Debería equilibrase progresivamente el tiempo que se dedica a cada lengua en las escuelas para conseguir un verdadero programa bilingüe (Aparicio García, Marta Evelia 2009, pág. 4).  Por ende, se reconoce que el aprendizaje bilingüe conlleva sus inconvenientes. Cuando el gobierno implemente esta estrategia, será necesario que considere estos factores y forme métodos para frenarlos.kids-learning

      Se debe mencionar los tipos de programas bilingües. La selección de un tipo de programa bilingüe depende del objetivo del curriculum. Arnau (1978, pág. 158) afirma que Fishman y Lovaas (1970) hablan de cuatro programas de bilingüismo: el bilingüismo “transicional”, el bilingüismo “uniletrado”, el bilingüismo “parcial” y el bilingüismo “integral”. Estos métodos de implementar la educación bilingüe tienen consecuencias diferentes que afectan al niño y a la sociedad. En los programas de bilingüismo “transicional” la lengua de los alumnos es usada al iniciar los cursos de escolaridad.  La segunda lengua es introducida gradualmente, y llega a ser el único medio de instrucción. No es el programa más factible para las instituciones de Trinidad y Tobago, porque se quiere que el objetivo de su programa sea hablar en las dos lenguas en una manera bien equilibrada, y el programa de bilingüismo “transicional” no cumple esta meta.  El programa de bilingüismo “uniletrado” promueve los hábitos orales en las dos lenguas. No obstante, a nivel escrito, los estudiantes solo trabajan con la lengua oficial o la lengua dominante. En el caso de Trinidad y Tobago, se ve que, si el programa bilingüe desea llegar a la dominación tanto al nivel escrito como oral, el programa de bilingüismo “uniletrado” no es la mejor opción.

              Los programas de bilingüismo “parcial” permiten el niño aprender los contenidos escolares culturales en la segunda lengua, mientras que aprende ciencia y tecnología en la lengua materna.  Para dominar las dos lenguas en todos los contendidos escolares presentados, es claro que no es la estrategia que necesita ser implementada en el sistema educativa trinitense, porque una lengua es más enfatizada que la otra. Entre los modelos de bilingüismo, el programa “integral” conlleva mejores resultados para el sistema educacional de Trinidad y Tobago. En este sistema, la lengua materna y la segunda lengua son utilizadas simultáneamente. Esto permite al estudiante desarrollar destrezas lingüísticas en las dos lenguas. El programa de bilingüismo “integral” facilita el desarrollo holístico del niño trinitense. Se tiene que considerar estos aspectos de la enseñanza bilingüe para que el tipo de programa que sea seleccionado refleja las necesidades académicas del estudiante y la sociedad.

     La enseñanza bilingüe tiene también valor económico. Trinidad y Tobago está ubicada en el Caribe y está cerca de muchos países hispanohablantes. Tiene el potencial de producir, en el futuro cercano, ciudadanos que pueden trabajar en dos mercados laborales -el local y de países hispanohablantes. Es evidente que así se pueden fortalecer las relaciones diplomáticas y económicas entre los países. William Hutchinson nota que el conocimiento de una lengua extranjera tiene efectos positivos en el intercambio en el mercado global (2002, pág. 548). Esto es muy significativo porque, en la actualidad, ante la crisis económica global, se recomienda que el país busque fuentes nuevas de inversión extranjera, especialmente con sus vecinos latinoamericanos.

     Los impactos positivos económicos del bilingüismo son evidentes en Miami, situado al sur de Florida. Allí, existen muchas personas bilingües que tienen conocimiento del inglés y español. Este aspecto de la sociedad de Miami proviene de cuando muchos cubanos huyeron de Cuba para escaparse del gobierno comunista. Esto ha contribuido a la sociedad bilingüe en Miami, donde la población latina constituye el 70% de su población total. Los latinos son no solamente de Cuba sino también de muchos países de América Latina, como Puerto Rico y México. Jorge et al. (1989) han confirmado los impactos económicos del bilingüismo en Miami. Miami es el centro principal del intercambio entre los Estados Unidos y América Latina y el Caribe. Antonio Jorge afirma que: “… las capacidades multilingües y multiculturales junto con las inversiones privadas y públicas han contribuido al desarrollo de Florida sureño como el centro principal del comercio, del bancario y del turismo para los países de América Latina y del Caribe” (1989, pág. 30). La diversidad cultural y lingüística han promovido intercambio en la ciudad de Miami.  El bilingüismo ha aumentado el nivel de comercio en el sur de Miami, y es posible que pueda conllevar beneficios similares para Trinidad y Tobago cuando la medida sea implementada.

tourism

        Es interesante observar que esta iniciativa puede tener un efecto significativo en el sector turístico en los años siguientes. El turismo en Trinidad y Tobago contribuye significativamente a los ingresos gubernamentales, al igual que muchos países caribeños y constituye el 14% del Producto Interior Bruto (GDP) entre las islas caribeñas (World Travel & Tourism Council, 2015, pág. 1). El turismo por motivos de ocio y de comercio tiene una posición vital económica más de lo que se piensa. Muchos de los visitantes que viajan a   Trinidad y Tobago son de los países hispanohablantes, como Venezuela, República Dominicana y Costa Rica. Por ende, el aprendizaje de español en las escuelas tendrá un efecto positivo en esta esfera, porque los dos grupos podrían comunicarse eficazmente. Esto resultará en beneficios tanto comerciales como sociales. Trinidad y Tobago puede aprovechar la población bilingüe en el futuro y alentar a las personas hispanohablantes a viajar al país por vacaciones e invertir en la economía.

        Las ventajas de los resultados de la enseñanza bilingüe en la isla incluyen los otros países caribeños. Entre los veinte miembros del Mercado del Caribe (CMCC) no hay ningún país hispanohablante. Por ello, otros miembros del CMCC podrían fortalecer relaciones con Trinidad y Tobago para que sus estudiantes aprendan español sin tener que salir del Caribe. Esto puede ser un beneficio de ser un miembro de la organización y tiene el potencial de fortalecer la integración económica y cooperación entre los países del CMCC.  Trinidad y Tobago puede aumentar sus ingresos y alentar a otros miembros a introducir la educación bilingüe en sus instituciones educativas estatales.

caribbean-map

      No obstante, conviene notar que esta iniciativa educativa no será implementada inmediatamente. En Trinidad y Tobago, a la mayoría de profesores a niveles prescolar y primario le faltan los métodos de enseñar en una segunda lengua.  Arnau cree que muchos países que van a implementar esta iniciativa no son preparados (1981, pág. 165). Dice que: “… hay que señalar las dificultades con que tropiezan para reemplazar más o menos practicalmente a la lengua de la metrópoli debido a la falta de profesorado preparado…”. Esto provoca problemas, porque el gobierno posee la responsabilidad de entrenar a los maestros a enseñar en una segunda lengua. Antes de implementar estos métodos educativos, el gobierno, específicamente el ministro de educación, necesita dar los pasos necesarios para que los profesores sean preparados para ellos.

     Vale la pena destacar qué lengua servirá como el idioma de instrucción en este programa de bilingüismo “integral”. El bilingüismo “integral” usa las dos lenguas en todos o casi todos los grados y contenidos escolares (Arnau, 1981, pág. 158). Si bien Trinidad y Tobago es un país angloparlante, de modo parecido a todos los países caribeños, existe una lengua vernácula, o el créole. En realidad, el inglés no es la primera lengua para la mayoría de los niños trinitenses. Antes de hablar inglés, que es la lengua oficial del país, se comunican utilizando el créole. Esto tiene antecedentes históricos, porque la lengua vernácula trinitense es una mezcla de las lenguas de los poderes coloniales pasados, Francia, España y Inglaterra. Youssef agrega que muchos ven el español, el francés y el inglés como los idiomas de opresión, porque durante la colonización eran las lenguas de las metrópolis.

       Además, ya es hora de que la lengua vernácula sea reconocida como una lengua oficial en Trinidad y Tobago. Aunque el ministerio de educación reconoció el créole como una lengua aceptada en el sistema educativo en el año 1975, este idioma tiene connotaciones negativas desde un punto de vista académico y profesional porque no es una lengua ‘pura’ y no es aceptada en las instituciones profesionales al nivel nacional y mundial. No obstante, tanto Youseff (pág. 184) como Cummings (1979) subrayan la importancia de la lengua vernácula en la enseñanza de una lengua extranjera. En Haití, los que hablan francés y créole son considerados bilingües.  En algunas escuelas haitianas, la lengua de instrucción es el créole. Por ende, la enseñanza del francés y el inglés proviene de la utilización y el conocimiento de la lengua vernácula. Youseff nota que es posible que los niños trinitenses se hagan trilingües, porque tendrán conocimiento del créole, inglés y español (Youseff, pág. 184). Por lo tanto, es necesario que los profesores empiecen la escolaridad en el dialecto.

      El aprovechamiento de la lengua vernácula hace que el programa lingüisto sea  plurilingüe. Teresa Fernández Ulloa cree que las largas trayectorias de los programas plurilingües han generado siempre polémica y no han obtenido buenos resultados (2006).  Se quiere que el créole sea utilizado como la lengua de instrucción. Este método es más eficaz cuando solo dos lenguas están implementadas. La utilización del créole puede tener consecuencias negativas para el estudiante.

              cultural-diveristy

      Haití ha hecho lo que muchos países caribeños no han intentado hacer. Este plurilingüismo y el uso del dialecto puede tener el objetivo de preservar la diversidad lingüística en Trinidad y Tobago a largo plazo. El créole es la lengua oficial de Haití. La ha aceptado en la vida cotidiana de los ciudadanos, y también en las esferas económicas, políticas y educativas del país.

       No debe creer que la implementación de bilingüismo en el sector educativo niega a los niños discapacitados. Aunque asisten a instituciones educativas separadas y ‘especiales’, el gobierno, tiene que incluirlos en esta iniciativa. Los niños que sufren deficiencias visuales, físicas y mentales tienen este derecho educativo. Oliveira declara que muchos padres temen que la exposición a dos idiomas podría contribuir a desafíos adicionales y retrasos en la evolución del leguaje de sus hijos (2015, pág. 33). Las investigaciones hayan mostrado que el bilingüismo es un recurso importante para los niños con Trastornos del Espectro Autista (TEA). Es posible que el bilingüismo pueda tener efectos tangibles para los otros niños discapacitados que viven con condiciones semejantes.

      Esto puede provocar otro problema: el gobierno tiene que entrenar profesores enseñar a los niños minusválidos en una segunda lengua. Este es un plan muy costoso y los problemas económicos hacen que el gobierno no pueda invertir en programas que no son urgentes o de suma importancia. Los sectores de salud y seguridad necesitan más atención actualmente que el sector educativo.  Esta es la cruda realidad de la situación.

recession

       Finalmente, una vez abierto el camino, se debe notar que esta inversión en el sector educativo de Trinidad y Tobago puede agravar la situación económica en el país en vía de desarrollo. Actualmente, el gobierno enfrenta una recesión debido a la baja en el precio del petróleo, el producto principal de exportación del país. Es vital que se reconozca que esta iniciativa es un riesgo económico, porque el gobierno tiene que financiar otros proyectos a nivel nacional. Según un informe del Banco Mundial: “La crisis económica global en la actualidad es una amenaza al progreso de la educación, porque reduce la capacidad de tanto el hogar como el gobierno invertir en la educación” (pág. 2). Como resultado de la recesión, otros sectores en el país han sido afectados, como la industria de acero y del turismo. Esto ha provocado el desempleo, que sigue siendo un motivo de preocupación entre los ciudadanos. El régimen político está intentando combatirlo. Es cierto que la enseñanza bilingüe conlleva posibilidades de desarrollo para la juventud de la isla, pero posible que durante este periodo el gobierno recorte el gasto público en el sector educativo. Esto es un gran paso atrás, pero hay que añadir, sin embargo, que la educación bilingüe no es una necesidad social grave al instante.

      La enseñanza bilingüe en las instituciones de educación en Trinidad y Tobago tiene muchos beneficios para los grupos involucrados. Implementada de manera eficaz, tendrá efectos positivos en los sectores de educación, intercambio y turismo.  El programa educativo bilingüe influye en los aspectos sociales y cognitivos en la vida cotidiana del niño trinitense y conlleva beneficios del intercambio con América latina y el Caribe. Es cierto que es un gran riesgo económico por la crisis económica mundial. La educacion bilingüe tiene efectos nefastos en el desarrollo cognitivo de los niños, lo cual incluye el desajuste lingüisto.  La formación bilingue de los profesores es costosa debido a la economía inestable de Trinidad y Tobago.    Por eso, les incumbe a las autoridades competentes analizar los aspectos involucrados antes de llegar a una conclusión definitiva en cuanto al inicio de la enseñanza bilingüe.  Los problemas con respecto al tipo de programa bilingüe, y la lengua de instrucción en las escuelas siguen siendo temas candentes. Estos factores son vitales para éxito de las generaciones de Trinidad y Tobago. Se espera que no nieguen el desarrollo social, cognitivo y económico de los niños y los ciudadanos de Trinidad y Tobago.

                           tt

OBRAS CITADAS

 

Aparicio García, M.  “Análisis de la educación bilingüe en España.”   2009

Aparicio García, M.  “Educación Bilingüe; mitos y realidades.” La pluralidad                     lingüística. Aportaciones sociales, formativas y culturales. 2008

Arnau, J. (1981) “Tipología de la Educación bilingüe.”  Revista de Educación del           Ministerio   de Educación Cultura y Deporte del Gobierno de España. Nº 268.

Barrera, Felipe et al.” Averting a Human Crisis During the Global Downturn: Policy Options from the World Bank’s Human Development Network.” 2010.

Bialystok, Ellen. “Bilingualism: The good, the bad, and the indifferent. “International Symposium on Bilingualism Lecture, 2009, 3-11

Cummins, James. “Linguistic interdependence and the educational development of bilingual children.” Review of Educational Research, 1979, 222-251.

de Oliveira, Enio. “A Literature Review on Bilingualism among Children Diagnosed with Autism Spectrum Disorders.” Revista Chilena de Fonoaudiologia, Volume 14, 2015, pp 33-44.

García, Eugene. “Teaching and Learning in Two Languages: Bilingualism & Schooling in the United States.” 1974

Hutchinson, William. “Does Ease of Communication Increase Trade? Commonality of     Language and Bilateral Trade.” Scottish Journal of Political Economy, Vol. 49, No. 5, 2002

Jorge, Antonio; Lipner, J. Kenneth; Moncarz, Raul; and Salazar-Carrillo, Jorge, “The   Economic Impact of Bilingualism (Discussion Paper #9)” (1983). Discussion Papers in Economics and Banking.Paper 2.

Ulloa, Fernández Teresa.  “Lost in translation: La educacion bilingue en los Estados Unidos.” Congreso Internacional Educacion Intercultural, formación del profesorado y practica escolar. UNED. Madrid, 15-17, 2006.

World Travel & Tourism Council. “Economic Impact 2015: Caribbean.” 2015.

Youssef, Valerie “Issues of Bilingual Education in the Caribbean: The Cases of Haiti, and     Trinidad and Tobago” International journal of bilingual education and bilingualism.” Volume 5, no. 3, 2002, 182-193